sábado, 31 de octubre de 2009

OCTUBRE NEGRO


Octubre para mi siempre ha sido bello, bello porque comienza a hacer frió, bello porque es la entrada del otoño porque las Lunas son mas grandes, porque la magia se huele en el aire. No porque se celebre Halloween, si no porque siempre es un mes que me ha gustado mucho. Quizás en alguna vida, nací en Octubre. Pero también ha sido un parte aguas para mi. Sobre todo Octubre de 2009. Estoy aquí teniendo una catarsis de personalidad. Curiosamente, cuando celebramos con nuestros muertos, han muerto en este mes, mis esperanzas, mis sueños a futuro, mi alegría y confort. Ya que pues hace quince días que me uní a las filas del desempleo involuntario, cuando todo parece calmarse una nueva cosa surge, obvio no me puedo quejar, la vida sin altibajos no es vida, pero bueno, no se. He pasado este mes así como entumida. Dormida y cansada, que si al principio no me afecto mucho porque estaba sola con Ricardo, y pues el aprender a cocinar, me ayudo a sobrellevar el luto que siento no porque fuera el trabajo soñado de toda la vida si no por que bueno como que te conformas con lo que tienes y te sientes así como un huevito de seguridad. Y de pronto llega otra persona con la mano en la cintura, y te quita ese confort se vienen abajo tus sueños y planes. Como cuando me entregaran la casa, las decoraciones que iba a hacerle, que con mi aguinaldo iba a comprar un lindo comedor, la seguridad de tener a mi madre en el seguro, que pronto se iba a operar. Que en Navidad les iba a regalar muchas cosas, que podría pagar la cena de Navidad. Y esto me centra en un sentimiento dual, lo navideño me da nauseas. (En vez de que alrededor haya ahorita por estas fechas, iconos con sangre, tripas asesinos en serie, muertes espíritus y fantasmas). Me da mas pavor enfrentarme en navidad sin un regalo para mi mama y para hacerles la vida mas llevadera, con la seguridad de un aguinaldo. ¿Cómo le voy a hacer para pagar la cena de Navidad? ¿Qué les voy a regalar a mi mama? Si me dolió cuando mi mama le dolió no poder regalarnos nada en navidad. Ahora diciembre me da asco. Y eso hace que sienta un revoltijo en el estomago ahora que me siento desesperada, Y como escribo en mi diario, “Estoy enojada, y quiero desear cosas malas a los demás, tengo ganas de odiar. Hoy mas que nunca me gusta la muerte, pues es lo mas seguro que tienes en la vida, la muerte no distingue razas ni condiciones ni dinero, ni sexo, ni pobreza. Cae así nomás; de pronto. Pero siempre cae siempre caerá es la única que nunca va a fallar.” tengo ganas de desearle al Preocupadísimo Señor Boone que se perdió sus 4 milloncitos de ganancia, (Y al querer recuperarlos, nos desgracio a varios). Que le de una embolia, que se muera lo que mas quiere, que se joda, que lo secuestren y lo hagan sufrir, que le corten las manos a sus hijos, a su ser mas querido, que lo persiga la maldición de la malinche, desde el inicio de su estirpe hasta el ultimo de su raza. Quiero gritarle que lo odio, que le deseo miles y miles de maldiciones, las mas feas las mas crueles y sangrientas que a una mente retorcida se le pueda ocurrir. Los sinsabores inhumanos, las maldiciones mas rapaces, que no descanse ni dormido ni despierto y que millones de pesadillas inunden sus sueños y la de su estirpe por siempre jamás. Pero esto no sucederá, además, ¿Qué gano con maldecirlo con toda el alma?. Dinero no, que mi familia sea feliz no, que yo me quede tranquila no, porque aunque lo mande maldecir con el vudu mas cruel del África, No me va a dar trabajo, ni solvencia económica, ni que mi madre se opere de sus cataratas, ni nada de eso. Como dice Rico, No trates de buscar culpables ni preguntarte porque porque esas cosas suceden. Y si, pero aun en el interior, no puedo dejar de maldecir, de sentir un coraje para una mala suerte, de preguntarme y lacerarme de ¿Por qué a mi? ¿Por qué yo? ¿Por qué dios? De todas las personas que hay ahí, yo lo necesitaba en casa solo trabajan dos (somos nueve) somos afortunados de estar juntos pero… ¿Por qué cuando mas necesitados estamos mas el destino nos jode? Porque insiste el pinché destino culero en petarme por detrás? No lo entiendo ni lo entenderé. ¿Qué requisitos debemos cumplir en un país jodido que los jodidos nos joden mas y los ricos pasan como si nada? a quien hay que acudir? Con quien hay que hacer pacto? Que alguien me diga. Desde que me despidieron, me he fumado esta incógnita, varias veces y días en el baño de atrás de con Ricardo, buscando en el fondo de mis pensamientos, en mis sueños, pero no encuentro paz. Yo se que debo sentirme agradecida con Dios, me he esforzado por ser positiva, por mostrar mi mejor cara, pero desde ayer, me siento desilusionada, desesperada y sin Dios conmigo. Claro que si no fuera por el apoyo de Rico y sus papas, y mi familia o una de dos, este sentimiento mezcla de venganza, odio y desesperación, hubiese terminado en suicidio o un acto sociopata como el del metro (¿?). Bueno mínimo venganza, ves? Este sentimiento es malo y tengo que sacarlo de la manera mas positiva posible porque aun me afecta la palabra “quincena” “navidad” “futuro truncado” y eso que se relacione con futuros cercanos o planes. Hoy siento odio y tristeza, miedo, coraje, ganas de vengarme de un humor negrísimo y apagado. Y no me hace ver lo bueno que hay a mi alrededor. Y me hace pensar en mi querida Catrina, en el festejo del Día de Muertos, en el festejo de la muerte de mis planes, en el festejo de los golpes seguiditos, que me ha dado la suerte y convenciéndome que morir, es lo único seguro que tiene el ser humano porque de eso no te escapas nunca, en la muerte de mi sentido del humor y en el que solo la muerte, es lo unico irremediable en esta vida.
Perdonen mi filosofía tétrica, y mi pinche humor.
Papillón

Template by:
Free Blog Templates